El Yoga Aéreo utiliza la suspensión y la ingravidez para poder realizar posturas, ayudar a la tonificación muscular y fue creado por Rafael Martinez en 1991. En Madrid se encuentra el primer centro registrado de esta modalidad de Yoga.

Rafael se inspiró del fitness holístico que se practica en Mumbay y donde se usan cuerdas y otros elementos para desarrollar la fuerza y destreza y equilibrio en suspensión. Hoy en día se practica en más de 30 países y ha derivado en diversos estilos y técnicas.

De esta manera, durante la práctica del Yoga Aéreo se realizan diferentes asanas colgados de un columpio que puede soportar hasta 300kg y donde nuestro propio peso será la herramienta para poder trabajar la fortaleza muscular y aumentar la flexibilidad.

¿Por qué es ventajoso el Yoga aéreo?

Porque se trabaja el concepto de ingravidez y potencia el estiramiento y la elasticidad. De entre las ventajas están la de eliminar el dolor de espalda, tonificar y redefinir el cuerpo, combatir la celulitis, la flacidez, mejorar el drenaje linfático y combatir la hipertensión entre otros.

Además, el hecho de estar boca abajo permite liberar hormonas causantes de la felicidad como la serotonina ayudando así a conseguir una sensación de bienestar profunda. Además, el vaivén de la hamaca en suspensión crea una ligera alusión a las vacaciones y mucha gente acude a clase de Yoga porque le recuerda a esa sensación placentera de estar en una hamaca en la playa.

Como en el resto de tipos de Yoga es necesario comenzar al lado de un instructor profesional que nos guíe a través de nuestra práctica. El ritmo de dos veces a la semana es muy beneficioso para poder ver los progresos. Además, es muy importante hacer la práctica con el estómago vacío para evitar una mala digestión.

Un lugar muy especial para practicar Aereo Yoga es Tenerife que cuenta con numerosos centros como el Amaryyo Yoga, Hatha Yoga Integral, Yoga con Amba. Estos centros están encantados de acoger a nuevos practicantes de Aereo Yoga.

Además es posible conseguir la certificación de instructor de Yoga Aéreo en Tenerife. Por el precio de 675 euros se incluye el temario, el columpio, el material audiovisual y 280 videos de repaso en casa. La certificación está orientada a profesores de yoga, pilates, fisioterapeutas…

Este tipo de Yoga Aereo que combina el hatha yoga tradicional, pilates y danza. La escuela Vértice de Tenerife es el primer centro de acrobacia y danza aérea que acoge esta disciplina del Yoga y que no duda en fusionarlas con otras técnicas impartiendo cursos de pilates aéreo y acrobacias además del Yoga.

EL Yoga Aéreo es en palabras de su creador Rafael Martinez una fusión de la creatividad y el yoga. En el Yoga Aéreo se busca potenciar la creatividad y el desarrollo personal. Las clases duran una hora, 45 minutos de trabajo intenso y 15 de relajación todo ello suspendido en el columpio.

A la hora de apuntarnos a clases de Yoga Aéreo hay que fijarse si es un centro homologado. Y es que se requiere tener una certificación aprobada por la marca registrada aeroyoga para poder impartir este tipo de disciplina.

De entre los inconvenientes del Yoga Aéreo está el de no poder realizarlo al aire libre. Al necesitar el columpio enganchado a un techo, esto nos incapacita para poder realizar nuestra práctica en el exterior. Por eso en zonas como las Islas Canarias puede resultar incómodo no poder salir al exterior y disfrutar del aire libre. Además, en un nivel más avanzado se utilizan piedras calientes y aromaterapia durante el transcurso de la clase.

Sin embargo, puedes comprar tu propio columpio e instalarlo en casa a partir de 69 € por lo que sí que te permite una cierta autonomía a la hora de realizar la práctica.

En cuanto a las contraindicaciones, es necesario hablar con el instructor antes de poder empezar las clases para ver si puede ser beneficioso o perjudicial para tu salud. No se recomienda en casos de desprendimiento de retina, embarazo, cirugías recientes de espalda o cadera, osteoporosis, vértigos, derrame cerebral, lesiones en la cabeza o esclerosis cerebral.

En el centro Xana Yoga de Tenerife proponen el Yoga aéreo como una experiencia para sentir que puedes trepar por los árboles, sentirte en osmosis con la naturaleza. La práctica con el columpio es muy sutil e inconsciente donde se va fortaleciendo y estirando los músculos consiguiendo al mismo tiempo una relajación profunda. Este centro organiza retiros de Yoga llamados Retirar-NOS donde profundizan sobre la práctica y estilo de vida que proporciona el Yoga. Su directora Cristina Mantecon es diplomada en Yoga en el aire con la australiana Karen Fuller. Cristina ha formado un equipo de mujeres que imparten diferentes modalidades de Yoga para ofrecer un centro completo y puntero en esta práctica.

Además en el centro Xana Yoga acogen a nuevos yoguis con entusiasmo y con la esperanza de meter el gusanillo de este mundo a nuevos participantes. Para Cristina el Yoga Aéreo ha cambiado la percepción de ver la naturaleza y abrazando cada movimiento suspendido en el aire que dota de una belleza sin igual las clases de Yoga. No solo es una cuestión de asanas sino que también se trabaja la meditación y el control de movimientos permitiendo a sus participantes poder mejorar progresivamente en ciertos aspectos como la postura corporal, la tonificación de los músculos, la circulación o la capacidad de relajación entre otros.

Por último, si estás en Tenerife y quieres sumarte a una nueva actividad, recomendamos el Yoga Aéreo por sus múltiples beneficios no solo a nivel físico sino también espiritual. A diferencia de otras prácticas en el aéreo se introduce el columpio como elemento indispensable para la práctica donde el equilibrio será la clave para poder avanzar. En Tenerife existen numerosos centros que proponen esta práctica así como la certificación para todos aquellos que quieran instruirse profesionalmente en el Yoga Aéreo. Se necesitan unos dos meses para ver los progresos realizados en clases de una hora dos veces por semana.